Lunes, 21 de Octubre de 2019

Victoria con solvencia

La UD Ibiza mantiene el pulso

La UD Ibiza consiguió la victoria en la Ciudad Deportiva de Mareo ante un Sporting de Gijón B que pagó muy caro sus errores en defensa. Los isleños suman tres puntos que les afianzan una semana más en puestos de play-off, y que generan mucho optimismo de cara a las dos próximas jornadas, que se celebrarán en Can Misses ante el Internacional de Madrid y el Atlético Baleares. 

Sorpresas en la alineación

El once inicial de Pablo Alfaro presentó tres novedades muy significativas: La presencia bajo los palos del brasileño Lucas Anacker, quien dio muestras de más seguridad que su compañero German, y las suplencias del capitán Cirio y del fichaje más mediático de esta campaña, Javi Lara. El técnico aragonés quiso dotar al medio campo celeste de más músculo y recorrido con la inclusión de Pep Caballé, mientras que el lugar de Cirio lo ocuparía el brasileño Raí. 

Los primeros compases del encuentro fueron para el conjunto ibicenco, cuyo empuje se vio materializado con una ocasión en el minuto 8, cuando un disparo de Raí desde fuera de área fue desviado a córner por el arquero gijonés Javi. 

A partir de ese momento, el filial asturiano se sacudió el dominio visitante y comenzó a imponerse en el centro del campo y en el área de la UD. Así, llegaría la ocasión más clara para el Sporting, cuando Chiki batió a Lucas con un certero cabezazo en el minuto 22. El gol no subió al marcador tras levantar el asistente el banderín, señalando un fuera de juego bastante justo.

Reacción al descanso

La llegada al descanso benefició a la escuadra ibicenca, la cual había acabado la primera mitad con sendas amarillas para sus mediocampistas Núñez (min.18) y Caballé (min.37). Tras la salida de vestuarios, se observó en el conjunto celeste un cambio de actitud y juego, los cuales se vieron reflejados en llegadas cada vez más continuas al área gijonesa. 

Llegaría así la primera de las jugadas clave del encuentro, cuando un centro de Grima dentro del área golpearía en el brazo del lateral gijonés Espeso. La posición antinatural del brazo izquierdo del defensa hizo que el colegiado Ferrol Muñiz no dudara en señalar penalti. Era el minuto 53 y Rodado no perdonó desde los once metros. 

El gol trajo tranquilidad al equipo ibicenco, que a partir de ese momento controlaría el partido con mucha solvencia. En el minuto 60 se produjo otra jugada importante en el encuentro, cuando el central del filial asturiano Isma Aizpiri derribaba a Kike López cuando se dirigía frente a la meta gijonesa. Era el último defensor y la tarjeta roja era inevitable. 

En el minuto 63 debutó el ghanés Sibo, quien sustituiría a un desafortunado Caballé. El mediocentro, cedido por el Watford inglés, mostró las cualidades que probablemente le hagan ser un jugador importante durante la temporada: despliegue físico, colocación y llegada al área rival. 

Fue precisamente en una de éstas cuando Sibo, aprovechando los espacios en la defensa del Sporting B, se adentró en el área local y fue derribado por Espeso. Nuevamente el lateral era el desafortunado protagonista que provocaba que la UD tuviera la oportunidad de sentenciar en el minuto 84 desde el punto fatídico. Mendoza, quien había sustituído a Rodado en el minuto 70, trasformó la pena máxima, continuando su tremenda efectividad de los últimos partidos.

El conjunto presidido por Amadeo Salvo muestra una solidez que quizás se echó en falta en ciertos momentos la temporada pasada, y que ilusionan a la afición ibicenca con la posibilidad de poder disputar la post-temporada en busca del ascenso.

Crónica: Jaime Orvay

Uso de cookies
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del AVISO LEGAL, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje. Aceptar