Miercoles, 03 de Marzo de 2021

Prestigio blanquiazul

El ATB saca el orgullo para derrotar al Castilla

Volvían las urgencias al Estadio Balear después del paso por el oasis que significaron las victorias frente a Rayo Majadahonda y Getafe B. La derrota por la mínima en el Cerro del Espino ante el filial del Atlético de Madrid volvió a encender todas las alarmas en la Vía Cintura y los hombres de Jordi Roger se plantaban en un duelo a cara de perro contra el Real Madrid Castilla con un único resultado válido: la victoria. Formaban en el once local Canario, Gil y Cordero, tres de las incorporaciones del mercado invernal y aguardaba en el banquillo un jugador que a la postre sería clave para el triunfo local: Manel Martínez.

Empezó mejor el Castilla, atosigando a los jugadores del Atlético, atenazados en los primeros minutos por la angustia y la urgencia. Le costaba horrores al cuadro local poder salir con el balón controlado de su propio terreno de juego y la gravísima lesión en el minuto 11 de Alfonso no hizo más que trastocar todavía más los planes del técnico catalán.

Pasados los veinte minutos, el Baleares parecía desembarazarse de la presión madridista. Ningún equipo había gozado de ocasiones claras hasta bien entrado el final de la primera mitad. El duelo se había igualdad y la asfixia a la que habían sometido los de Raul González Blanco se había suavizado. Sin embargo, cerca ya del descanso, una falta absurda de Vinicius Tanque en la frontal del área terminaría con el balón en el fondo de la red defendida por Xavi Ginard. El duro golpeo de Peter era mínimamente desviado por Canario y Ginard se venció. Con el golpe durísimo para los locales del 0-1 se marchó el equipo al descanso.

Al poco del inicio de la segunda mitad, se producía un movimiento que sería clave para el devenir del encuentro. Jordi Roger retiraba a Coro del campo y metía a Manel, para jugar con dos delanteros centros puros, como son Vinicius Tanque y el delantero catalán. El Baleares, más a base de arreones que de futbol, empujaba al Castilla hacia su propia área, conscientes del precioso botín que era el 0-1. Antes de cumplirse el primer cuarto de hora de la segunda mitad, un córner muy bien lanzado por Peris encontró la cabeza de Olaortua, que la peinó suavemente para que el balón terminara colándose en la base del palo derecho de la portería de Toni. El Baleares estaba muy vivo.

Ni diez minutos después, un centro de Acosta encontraría la lucha de Manel con Chust. El rechace de esa disputa le caería dentro del área a Vinicius Tanque, que sin pensárselo dos veces la envío al fondo de la portería.

El Castilla volvería a la carga en los diez minutos finales, en los que estuvo cerca del gol pero la defensa balearica lo evitó en varias ocasiones.

Los que pedían la cabeza de Jordi Roger tendrán que volver a esperar una semana más, porque la realidad es que el conjunto balearico se ha alzado con la victoria en tres de los últimos cuatro partidos y está metido de lleno en la lucha por las tres primeras plazas.

 

Redacción: Joan Busquets

Imagen: Atlètic Balears

Uso de cookies
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del AVISO LEGAL, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje. Aceptar