Martes, 25 de Febrero de 2020

Esta llama no hay quien la pare

Vuelta a lo terrenal de la UD Ibiza

Las palabras de Pablo Alfaro resumen muy bien lo que significó el partido de ayer para la entidad de la UD Ibiza, y por extensión las últimas semanas en torno a la buena trayectoria celeste tanto en Copa del Rey como en el Grupo I de 2ª División B.

Si cada vez más gente en la isla se estaba sumando al proyecto de Amadeo Salvo durante esta temporada, el partido de ayer adquiere una nueva dimensión en cuanto a ilusión y fidelización entre club, plantilla y afición.

El torneo de Copa de S.M. el Rey emparejó en la ronda de dieciseisavos de final el emparejamiento de la UD Ibiza y el F.C. Barcelona, entidad más laureada de dicha competición y uno de los gigantes del fútbol español y mundial.

Con sólo una semana para preparar tan colosal evento, la entidad ha estado de 10. Desde aquí felicitar al club por su trato hacia los abonados, los que asisten con la mayor regularidad al estadio, por realizar un importante desembolso para instalar gradas supletorias para aumentar el aforo ante el lógico aumento de la demanda de entradas para el mismo y por gestionar la difícil organización de un evento de dicha magnitud. 

Ante el más que probable evento futbolístico más importante en la historia de la isla, el aspecto del Municipal de Can Misses fue la prueba positiva de lo que podría ser este recinto en el caso de un ascenso a Segunda División. Afición entregada, ruidosa y que “aprieta” al rival, en perfecta comunión con su equipo. Como indica el presidente Amadeo Salvo, Ibiza es una isla de fútbol y la gente tiene hambre de vivir noches como la de ayer con mayor regularidad. Han sido varias décadas de vivir huérfanos de entidades serias y de decepciones por proyectos fallidos o fraudulentos. 

El F.C. Barcelona llegaba a Can Misses en el que era el segundo partido de la era Quique Setién. Messi, Piqué y Busquets no fueron convocados al otorgarle el técnico cántabro descanso, mientras que Luís Suárez y Dembele se encuentran en el dique seco por lesión. Aún así, el once culé presentaba un plantel de totales garantías, en el cual se destacaba la prueba de un dibujo con 3 defensas (Junior-Lenglet-S.Roberto) y Semedo de carrilero sumándose a un mediocampo formado por Rakitic, De Jong y la esperanza de la cantera, Riqui Puig. Griezmann, Ansu Fati y Carles Pérez formaban la línea más ofensiva del cuadro visitante.

Por su parte, Alfaro dispuso del once usual de la Copa, con las incorporaciones de Fran Grima y Mariano en sustitución de los lesionados Morillas y Rubén. Los primeros minutos el Barça dominaba con una posesión infructuosa, tratando de tomarle la medida al césped artificial, mientras que la UD esperaba replegada, juntando líneas e intentado salir a la contra, buscando los balones en largo a Rodado y Raí.

Sería en el minuto 8 el primer momento que el mago cordobés del Ibiza, Javi Lara, tuvo la oportunidad de mantener la posesión para filtrar un balón al hueco en la línea de flotación de la defensa culé, la banda derecha. El extremo brasileño Raí aprovechó la asistencia para que, desde línea de fondo, poner un excelente centro con pierna izquierda a la frontal del área. Javi Pérez, aprovechando la pasividad de Riqui Puig, llegó desde atrás para efectuar un disparo que tocó en la rodilla de Pep Caballé lo justo para colocar el esférico fuera del alcance de Neto.

Can Misses rugió de alegría y el grito de “si, se puede”, como el día del Albacete volvía, a escucharse en el coliseo ibicenco.

El Barcelona no se inmutó y siguió con su tediosa posesión, aburrida y sin profundidad, la cual era fácil de detener por la zaga local. Aunque en la primera mitad el Barça tuvo más de un 80% de posesión, no dio sensación de peligro en ningún momento; es más, eran los celestes los que en sus salidas a la contra, daban la impresión de conseguir ocasiones más claras. 

Un claro ejemplo fue en el minuto 17, cuando Rodado batía a Neto tras cometer falta sobre Lenglet. González Fuertes anuló el gol y la ilusión se esfumó de las gradas ibicencas. La UD Ibiza, lejos de seguir esperando al Barcelona en su área, buscó presionar la salida de balón culé, incomodando a sus centrales. Raí estuvo cerca de robar el balón a Neto en varias ocasiones, y en el minuto 38 obligó a que el Barcelona tuviera que sacar de forma poco limpia la jugada. El balón llegó de nuevo a Javi Lara, quien dio un pase medido al punto de penalti a Raí. El brasileño rompió la cadera de De Jong con un precioso quiebro, para posteriormente realizar un disparo demasiado ajustado a la cepa del poste de Neto, quien despejó a saque de esquina el remate posterior de Rodado en el rechace.

El 2-0, que hubiera sido muy peligroso para los culés, se esfumaba por centímetros y el tiempo de descanso llegaba a Can Misses con la ilusión intacta de la parroquia ibicenca.

Tras el descanso, el segundo acto comenzaba de la misma forma que había terminado el primero: la Ud Ibiza seguía buscando la portería visitante, forzando varios córners que acabaron sin peligro. En uno de ellos se lesionó el portero visitante Neto, que tuvo que ser atendido por la asistencias durante varios minutos. Aunque pudo continuar en el terreno de juego, se ha confirmado que sufre un esguince de tobillo.

Pero tras el minuto 60, la UD Ibiza fue perdiendo fuelle y la gasolina empezó a fallar, como era lógico, por otra parte. El tremendo desgaste provocado por la férrea defensa y la presión alta en muchas fases del partido se hacían notar, y Setién lo aprovechó introduciendo el cambio de Jordi Alba por Carles Pérez en el minuto 59. El lateral culé fue ubicado de extremo, creando serio apuros a la cansada banda derecha celeste.

El Barça adelantó líneas y realizó su primer disparo a puerta por medio de Rakitic, que detuvo fácilmente German en el minuto 67. El nuevo técnico azulgrana dio otra vuelta de tuerca a su equipo con la entrada de Arthur en el minuto 71 por un desdibujado Riqui Puig, oxigenando el medio campo y dando más libertad a De Jong. Precisamente el holandés sería protagonista al filtrar un excelente pase a Griezmann para dejarle mano a mano con Germán en el minuto 73. No perdonaba el francés, intrascendente durante todo el partido, y ponía las tablas en el marcador.

Reaccionó Alfaro dando entrada a Mendoza y Sibo por Javi Lara y Rodado, quizás los dos jugadores más importantes del equipo, pero a su vez fundidos por el esfuerzo. El campo ya se había inclinado hacía la portería de Germán, y Ansu Fati aprovechaba para internarse por bando con peligro por la banda derecha, poniendo centros peligrosos que no encontraban rematador.

Llegábamos a los minutos finales, con la lluvía de los últimos coletazos de la borrasca Gloria haciendo acto de presencia y Ansu Fati reclamando un más que posible penalti de Fran Grima en el minuto 92.

Pero cuando afición y jugadores se preparaban para la prórroga, el Barça aprovechó los 6 minutos de añadido para sentenciar la eliminatoria. En el minuto 94 Jordi Alba avanzó por el costado izquierdo para introducir un pase en profundidad a Griezzman, que, en posición dudosa y algo escorado, batió a Germán de un fuerte disparo cruzado.

El golpe fue durísimo para la UD Ibiza, que había luchado hasta la extenuación y veía como el posible sueño de eliminar al Barcelona se desvanecía.

No habría tiempo para más y finalizaba el encuentro, con una merecida ovación de Can Misses, con una afición orgullosa de sus jugadores y su club, y la sensación de que lo mejor aún está por llegar para la entidad y la isla.

PICAS UD IBIZA 1-2 F.C.BARCELONA

German

1

Neto

1

Fran Grima

2

Semedo

0

Kike López

3

Lenglet

1

Mariano

2

Junior

1

Gonzalo

3

S.Roberto

1

Núñez

1

De Jong

2

Javi Perez

3

Rakitic

0

Javi Lara

3

Riqui Puig

0

Pep Caballé

2

Ansu Fati

2

Raí

3

Carles Pérez

0

Rodado

3

Griezmann

2

Mendoza

1

Jordi Alba

2

Sibo

1

Arthur

2

F.Carbia

S.C.

Vidal

1

 

Uso de cookies
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del AVISO LEGAL, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje. Aceptar