Lunes, 08 de Marzo de 2021

El Atlètic capea la tormenta

Sublime victoria de los de Jordi Roger

El Atlético Baleares volvió hoy a escena tras un mes y medio alejado de los terrenos de juego: primero por el parón en toda la Segunda B y después el temporal Filomena le dejó otras dos semanas en el dique seco. Se diría que le ha sentado bien al equipo el tiempo inactivo, tanto que hasta es posible que cuerpo técnico y jugadores pudieran olvidar y sanar la dolorosa derrota infligida por el Poblense antes de cerrar
el año 2020.


Volvió un ATB renovado en espíritu y ganas, con la aparición del que tiene que ser el faro del equipo, el centrocampista procedente del Cartagena y que el año pasado dejó al ATB a un paso de la gloria, Cordero. También reaparecieron, después de un largo periodo lejos del verde, Canario y Alberto Gil. El primero lo hizo de titular, demostrando una lógica falta de ritmo pero aportando mucha intensidad y
contagiando así a sus compañeros. En un partido marcado por las fuertes rachas de viento, salió muy intenso el Atlético Baleares.
Presionando la salida del balón del conjunto madrileño, forzándolo a dar unos balonazos que el viento devolvía a terreno de juego de los de Majadahonda. Los primeros quince minutos tuvieron claro dueño, con tres córners a favor del equipo local y varios intentos de remate. Al cuarto de hora, sin embargo, cambió la tendencia y el Rayo parecía hacerse con el control del juego. Sin embargo, tras un disparo
colocado cerca del larguero que despejó Sostres, llegaría el primero del encuentro. José Peris busca la ayuda del viento, golpeando el esférico con efecto hacia el primer palo e Iturraspe, un viejo conocido de la parroquia balearica, ayudaba al balón a terminar en el fondo de la red.
Tres minutos después, llegaría el segundo: cesión criminal de la defensa madrileña y Sostres no tiene más remedio que ayudarse con las manos para evitar el gol. Mientras jugadores de ambos equipos protestan y discuten, Alfonso pone el balón en el suelo, se lo regala a Coro que a portería vacía hace el 2-0. Se le ponía muy de cara el partido al ATB, algo que hasta la fecha no había ocurrido con normalidad.


Es posible que el discurrir del partido de hoy haya marcado un cambio de tendencia. En los partidos anteriores, el Atlético siempre encontraba un contratiempo con el que ponerse el partido cuesta arriba o con el que lanzar dos puntos a la basura, como ocurrió en el campo del Navalcarnero. Sin embargo, todo lo que hace un mes y medio habría ido mal, hoy le salió bien al equipo de Jordi Roger.


La segunda mitad empezó con algo de miedo, intriga y escepticismo entre la afición balearica ya que ahora serían los locales los que deberían jugar con el viento en contra y el Rayo había demostrado en la primera mitad que era muy difícil hacerlo así. Tras los primeros quince minutos en los que el Rayo dominaba el esférico e intentaba encontrar la manera de hacerle daño al Atlético Baleares, llegó el gol de la tranquilidad para el club propiedad de Ingo Volckmann. Cesión a Sostres, que intenta regatear a David Haro sin éxito y gol a placer del jugador balearico.
El Rayo en ese momento entregó las armas y el partido languideció hasta el pitido final. Volvió también Alberto Gil, a quien se le vio intentarlo en más de una ocasión y a quien se le presume que será importante en lo que resta de temporada. Con esta victoria, si los de Roger consiguen sumar otros tres puntos el miércoles contra el Getafe B, el Baleares se metería entre los tres primeros, lo que da acceso a
jugar por el ascenso a Liga Smartbank y clasifica de forma automática para la Primera RFEF.

 

 

Imagen: Atlètic Balears

Crónica: Joan Busquets

Uso de cookies
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del AVISO LEGAL, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje. Aceptar