Viernes, 22 de Enero de 2021

Cabalgata de Reyes en Ca´n Misses

Historia celeste en Ibiza

Memorable encuentro el vivido la noche de Reyes en Can Misses. La UD Ibiza consiguió el pase a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey tras derrotar de forma contundente al Celta de Vigo por 5-2. No se apreció la diferencia de categoría entre ambas escuadras, y el electrónico de Can Misses registró un marcador histórico en la que posiblemente haya sido la mejor actuación de un equipo de fútbol en la historia de la isla.

Si la temporada en Liga de los hombres de Juan Carlos Carcedo estaba siendo de sobresaliente, la actuación en Copa del Rey supone la guinda a un proyecto que no para de crecer y que, en palabras de uno de sus jugadores más importantes, Javi Lara, ¨no parará hasta llegar al fútbol profesional¨ 

Los celestes saltaron al verde de Can Misses con su alineación de gala, ese 4-2-3-1 del que hace gala el míster riojano y que tan buen resultado está dando en la categoría de bronce. Por su parte, el conjunto vigués, con las bajas por lesión de Aspas y Nolito, presentó un once plagado de jugadores menos habituales y alguno de sus jugadores del filial, pero, al fin y al cabo, una alineación de plenas garantías para afrontar un encuentro frente a un rival en teoría inferior.

La primera media hora de juego fue apoteósica: La UD Ibiza pasó por encima del conjunto vigués como una apisonadora, y el 3-0 que se proyectaba el marcador no era más que el reflejo de lo que estaba viendo sobre el césped. Transiciones rápidas tras robo de balón, llegada por bandas, movimientos constantes de la pareja atacante Davo-Castel… no dieron opción al Celta, que se vio desbordado ante el vendaval ibicenco.

A los 12 minutos, un centro medido desde línea de fondo del lateral y capitán Fran Grima fue cabeceado de forma magistral por Sergio Castel, quien abría el marcador para los locales. No se recompuso el conjunto gallego, que seguía a merced del equipo balear y durante los siguientes minutos, tuvo que sufrir las acometidas celestes de forma continua.

Poco antes de la media hora, llegó el clímax al municipal ibicenco, con dos goles en sendos minutos consecutivos (27 y 28). Castel conseguía el 2-0 y su doblete particular tras una gran jugada individual a pase de Davo, quien también asistiría al alcarreño Javi Pérez para que enganchara una preciosa volea inapelable para Iván Villar. El delantero asturiano está destapándose, además como goleador, como un gran generador de juego y ocasiones en el ataque celeste.

Los últimos minutos de la primera mitad mostraron a un Celta dando un paso adelante, incrédulo ante el resultado momentáneo, pero que no encontraba resquicios ante la defensa celeste y la buena colocación del guardameta Germán.

Tras el tiempo de descanso y la reanudación, el inicio de la segunda mitad suposo un mayor dominio vigués, aunque las contras celestes eran cada vez más peligrosas ante los espacios que dejaba el equipo del Chacho Coudet. De esta manera, en el minuto 61, llegaría el cuarto del Ibiza, tras un penalti cometido por el derribo de Fontán a Kike López. Manu Molina, uno de los jugadores más importantes de la Udé esta temporada, transformó con maestría a lo panenka desde los once metros.

El 4-0 celeste propició que el técnico vigués diera entrada a toda su artillería en el banquillo (Denis Suárez, Brais, Santi Mina,..) así como Carcedo movió el banquillo para dar refresco al ataque celeste, en este caso Rodado y Ekain.

La entrada de estos jugadores de gran calidad hizo que el Celta fuera encerrando al equipo ibicenco, cada vez más cansado ante el gran esfuerzo durante todo el partido. Se empezaron a suceder las ocasiones del cuadro gallego, llegando a materializar Santi Mina el 4-1 en el minuto 78 tras un cabezazo. En el minuto 81, el mismo Mina remataría al palo un centro lateral. Eran los mejores momentos del cuadro de Coudet, que estaban encerrando al equipo ibicenco.

Jordan Holsgrove, jugador del Celta B, marcó el 4-2 tras una preciosa volea desde fuera del área en el minuto 86. Parecía una quimera, pero la afición de Can Misses comenzaba a preocuparse, ante un rival volcado y generando peligro. El escalofrío se hizo patente cuando en el minuto 89, Martínez Munuera señaló penalti tras un agarrón de Pardo a Santi Mina. El lanzamiento desde el punto fatídico fue rechazado a córner por el guardameta ilicitano del Ibiza Germán, quien se erigía en salvador del conjunto local. 

Ya a la desesperada y con espacios llegaría el quinto gol de la sentencia por parte del ariete Ángel Rodado, quien se estrenaba esta temporada. Una carrera desde su campo con el balón controlado se materializó en un disparo potente que repelió Villar; el rechace, a placer, le supuso a Rodado su particular liberación de cara a gol.

No habría tiempo para más y se consumaba la primera sorpresa ante un rival de la 1ª División. La UD Ibiza espera de nuevo rival de la máxima categoría del fútbol español en el sorteo del próximo viernes. Mientras, sin embargo, el objetivo del club, como bien recordó su presidente Amadeo Salvo, se encuentra en cada domingo, intentando el tan ansiado ascenso al fútbol profesional.

 

Crónica: @mundocelest

Imagen: U.D.Ibiza

Uso de cookies
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del AVISO LEGAL, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje. Aceptar