Lunes, 21 de Junio de 2021

Un paso al costado

Rubén Sarrión dejará el CDA Llubí

Rubén Sarrión anuncia que deja su cargo en el CDA Llubí: “Se necesitaba un cambio más profundo que no se iba a dar”.

El míster anunció que dejará su puesto en el club el próximo 6 de junio, cuando el CDA Llubi reciba al Inter Manacor. Desde Punto Balón Balear entrevistamos a Rubén, que analizó su ciclo como entrenador y aclaró los motivos de su salida:

 

Punto Balón Balear (PBB): ¿Qué balance haces de este ciclo en CDA Llubí?

Rubén Sarrión (RS): El balance, aunque pueda parecer extraño, es positivo. Es verdad que los resultados son muy malos, pero el crecimiento como entrenador ha sido muy bueno. He aprendido a asumir las circunstancias que traía este reto y a no quejarme demasiado y valorar pequeñas cosas que, quizás antes, me pasaban desapercibidas. He aprendido a ver el fútbol desde otra perspectiva, tanto a nivel técnico y táctico como humano o personal. La sensación es que nos llevamos un buen recuerdo y dejamos un buen recuerdo, con una complicidad con la mayoría de los jugadores que será difícil encontrar en otro lugar. Y no sólo con los jugadores, sino también con Guiem, quien es el super delegado, el Presi, las chicas del bar, los aficionados y el resto de entrenadores del club. Ha sido una experiencia muy enriquecedora con una cierta tristeza… es extraño, sí.

 

PBB: ¿Hace cuánto llegaste? ¿Cuál era tu objetivo al llegar?

RS: Llegamos el 2 de enero de 2020. La maldita pandemia no nos ha dejado disfrutar del ambiente distendido del club, donde una cena o una cerveza era más importante que otra cosa y la parte social. El objetivo del club era volver a recuperar la ilusión de la plantilla y que no acabará en desastre. Mantener la categoría casi daba igual, nuestro sitio es Primera Regional me decían. Evidentemente, el objetivo del cuerpo técnico era salvar la categoría tanto la temporada pasada como ésta. Aunque casi sonaba a milagro, siempre hemos sido muy exigentes.

 

PBB: ¿Qué crees que les faltó?

RS: Ha faltado, básicamente, que vivieran el fútbol como lo vivimos el profe y yo. Creer que podían superar la adversidad y hacer de las limitaciones una virtud. La capacidad mental fue muy frágil casi siempre… no conseguimos inculcarles eso. A nivel deportivo ha faltado eficacia, ser resolutivos, no pudimos cambiar la dinámica y tuvimos momentos la temporada pasada, tras ganar al Rafal y Porreres, pero no supimos mantenerlo. Esta temporada iniciamos jugando bien los cuatro primeros partidos, o la vuelta con el empate en Sant Jordi o los cuatro puntos conseguidos ante Petra. Pero claro, después llegaron Son Veri y Campos y se acabó. La suerte tampoco ha estado de nuestro lado y suele pasar en estas circunstancias que la moneda siempre cae cruz.

 

PBB: ¿Te arrepientes de algo? ¿Cambiarías algo?

RS: No me arrepiento de nada. La verdad es que no. Teníamos una serie de condicionantes que aceptamos y, por lo tanto, no íbamos a quejarnos. Se trataba de trabajar y mejorar, ya está. ¿Cambiar? Tampoco, nada. Bueno sí, quizás sobró alguna bronca...

 

 

PBB: ¿Cuál es el motivo de tu salida?

RS: El motivo es muy claro: queremos que se dé una disponibilidad mayor para competir. Nos hemos adaptado al grupo, pero no hemos cambiado. Y no se trata de ganar la liga o de ascender. Se trata que al primer gol en contra el partido ya no sea un imposible. Aunque es verdad que este aprendizaje, o adaptación, nos puede venir bien en el futuro. Aun me duele perder y lo llevo fatal y no quiero acostumbrarme a la derrota. Quiero añadir que el equipo ha competido mejor esta temporada prácticamente en todos los partidos, pero se necesitaba un cambio más profundo que no se iba a dar. Lo hemos hablado con los jugadores varias veces y ellos están cómodos así. Es mejor marchar y quedar como amigos y no acabar frustrándose por ambas partes. De seguir aquí, deberíamos cambiar nuestra mentalidad y eso es imposible (por ahora).

 

PBB: ¿Qué metas personales tienes de aquí en adelante?

RS: No tengo metas porque la meta es el final del camino. Quiero seguir creciendo como entrenador y como persona. El margen de mejora y de exigencia en las dos facetas siempre está ahí y debe estar. El fútbol cambia, la sociedad y los jugadores, las inquietudes y la implicación también. Todo evoluciona no siempre para bien y conviene adaptarse rápido. Me gustaría un proyecto a medio plazo, trabajar junto al club en la búsqueda de un objetivo, crecer, ayudar en todo lo que sea, metrología, organización... ojalá se dé. Pero si tenemos que trabajar en un objetivo a corto plazo, pues lo haremos otra vez. Queremos entrenar, veremos si se dan las condiciones para que así sea.

 

PBB: ¿Qué mensaje le dejas a la gente del CDA Llubí?

RS: Que son muy buena gente, que no cambien, siempre están ahí con una sonrisa, con una palabra de ánimo. Que ha sido una decisión muy meditada, me da mucha pena porque no es fácil encontrar personas que se muestren como son. Cuando llego a Llubi me siento bien, muy a gusto, tiene algo ese lugar… me siento hasta avergonzado de no haber conseguido salvar al equipo, quiero que sepan que no me da igual. Ojalá el club encuentre en entrenador que les devuelva otra vez la ilusión y les ponga en Regional Preferente, que es donde mínimo tienen que estar.

 

Entrevista realizada por Santi Godoy

Uso de cookies
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del AVISO LEGAL, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje. Aceptar