Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Flechas preparadas para la guerra

Máxima igualdad un año más

 

 

 

La liga más igualada y competida del fútbol balear vivirá este fin de semana su primera etapa, siendo muchas las curvas que se avecinan en las treinta y ocho jornadas que se disputarán.

Este año el torneo parte sin un claro favorito para el título, aunque si hay varios conjuntos que a priori están llamados a ser importantes. Rotlet Molinar o AtºRafal están en el grupo de cabeza junto a Son Cladera y Campos. Cuatro equipos que como en el caso de los blanquinegros deberá marcar el ritmo de la competición debido a su calidad y experiencia. Los de Es Rafal son un caso similar, con el añadido que esta temporada tienen en su banquillo a un experto en  playoffs, Gabi Llull. En Son Fuster los rojiblancos de la mano de Del Rio han armado una muy buena plantilla y pelear por el tercer ascenso a tercera no suena a utopía. El Campos cierra este grupo de elegidos y es que los de Tíscar son siempre una apuesta fiable por el buen fútbol de sus equipos.

Tras este primer bloque se abre un amplio abanico de equipos que pelearán por disputar la fase de ascenso y quién sabe si por cuotas mayores si la puntuación lo permite. Los recién ascendidos siempre son conjuntos fiables por la continuidad de sus bloques como son el caso del Cardassar de la mano de Miquel Àngel Thomas, el Santa María de Vich o el Porreres de López. El Son Verí estará un año más en la pomada e intentarán quitarse el regusto amargo de la pasada temporada en la que acariciaron en hasta dos ocasiones el ascenso.  El Cala Millor del debutante Rodri en los banquillos, junto al Alaró de Tomeu Pizà son también candidatos a clasificarse para el playoff, más tras el buen año que ambos firmaron la pasada campaña y la continuidad que esperan obtener este curso. El Murense de Basilio será el típico equipo rocoso difícil de batir, como le gusta a su entrenador, esos conjuntos a los que es muy difícil marcar pero cuando ellos tienen una ocasión te matan. El Sineu cierra este grupo de aspirantes y es que los rojinegros con su juego basado en la seguridad defensiva y oportunismo en ataque son siempre un rival muy complejo.

Inter Manacor, La Unión, LLubí, Sant Jordi o Petra buscarán buenas dinámicas de resultados que como primer objetivo salven la categoría. Si el tiempo y las fuerzas lo permiten pelearán por colarse entre los siete mejores de la competición.

El Xilvar viene de vivir un verano complicado y la permanencia es sin lugar a dudas el primer gran objetivo de los de Selva. Diferente es la situación en Génova ya que tras la llegada de Quico Alabat al banquillo, los de Es Garroveral deberán adaptarse a los cambios. El Serverense parte como incógnita esta temporada. Tras el mal curso pasado los de Ses Eres no se plantean nada más allá de ir sumando de tres en tres y ver en el mes de abril en disposición de que se encuentran.

Las diferencias en la tabla clasificatoria a final de curso son poco más de un partido de diferencia, por eso cada una de las treinta y ocho batallas que van a disputar cada equipo será vital para definir su futuro.

Uso de cookies
Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del AVISO LEGAL, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje. Aceptar